EL IPC SE MANTIENE EN MÍNIMOS, EN CORRESPONDENCIA CON UNA ECONÓMIA DEPRIMIDA

 

LOS PRECIOS NO SE RECUPERAN. LA TASA ANUAL BAJA AL 0,2% DESPUÉS DEL EFECTO SEMANA SANTA

  • Son ya nueve meses con valores cercanos al cero por ciento
  • UATAE espera que las medidas anunciadas por el BCE se trasladen a la economía real, para aumentar el crédito y la demanda y alcanzar precios moderados

El INE ha publicado hoy el dato del IPC correspondiente al mes de mayo de 2014, que confirma que la tasa anual se redujo dos décimas para situarse en el 0,2%, después del 0,4% del mes anterior consecuencia del efecto semana santa. Ello supone que son ya nueve meses con valores cercanos al 0%, manteniéndose los factores que originan nuestra cercanía a la deflación.

Para María José Landaburu, Secretaria General de UATAE, “se trata de un dato que mantiene  los precios en los valores mínimos iniciados en julio del año pasado, y que se intensificaron en septiembre, en línea con una economía deprimida. Se podría afirmar que los precios no sienten la recuperación económica anunciada y esperada. Es esto lo preocupante, que los valores mínimos de los precios sean consecuencia de una demanda reducida”.

Para Landaburu, “esta situación de los precios tiene lógica económica ya que nos encontramos en una situación donde nuestra economía está con poco tono,  con desempleo masivo y caída de los salarios y con fuertes debilidades y caídas de las ventas en algunos sectores consecuencia de la menor capacidad adquisitiva de las rentas de la mayoría de los españoles”.

Según Landaburu, “todo indica que este nivel mínimo de los precios, al borde de la deflación, se va a mantener durante los próximos meses del año. No obstante, es de esperar que las medidas recientemente comunicadas por el Banco Central Europeo se trasladen a la economía real y supongan un mayor dinamismo económico, aumento de la demanda y precios mayores aunque moderados”.

Landaburu lamenta que “este nivel de precios, que coquetea con la deflación, ni tan siquiera está sirviendo para mejorar nuestra competitividad en Europa vía  precios, ya que al ser una situación generalizada en la UE el diferencial con los precios medios europeos es mínimo”.