Autor: Comunicacion

Un año conviviendo con la Covid-19

Estos días se ha cumplido un año de la declaración del Estado de Alarma y el consecuente confinamiento domiciliario en nuestro país, derivado de los efectos de la pandemia del coronavirus;  mucho ha cambiado la fisonomía en las ciudades a nivel empresarial y comercial ya no sólo de nuestro país sino del planeta.

La emergencia sanitaria en primera instancia se convirtió en una crisis económica mundial sin precedentes que ha afectado a prácticamente todos los sectores de una manera u otra con consecuencias imprevisibles y devastadoras en nuestra sociedad y en el tejido comercial y empresarial, destruyendo empleo y riqueza en cientos de miles de empresas en nuestro país y fuera de él.

Supongo que ya se han hecho muchos análisis económicos, sanitarios, empresariales, médicos o científicos para determinar los motivos, efectos, carencias y posibles soluciones pero, la realidad es que muchos sectores estratégicos han caído y será muy difícil su recuperación. El turismo y las actividades complementarias, el transporte, la automoción, así como la hostelería han sido, entre otros, los sectores más perjudicados a nivel mundial pero todos han sentido los duros efectos, comercio, industria, agricultura, construcción, etc.

Los ERTES han sido una herramienta que ha servido de colchón para evitar la dureza del golpe por la caída de actividad y la falta de demanda generalizada y así amortiguar los efectos de la crisis, aun así, esas medidas deben tener una continuidad y seguridad jurídica ya que prorrogándolas cada varios meses no es la manera más adecuada de afrontar una crisis económica y sanitaria mundial que, hasta el momento que se consiga la inmunidad de rebaño global, no remontará el vuelo.

Si la hostería o el comercio fueran el verdadero problema supongo que tendrían las mayores tasas de contagios, pero el sector empresarial se ha sabido adaptar para dar una respuesta seria y protegerse ante la Covid-19 cumpliendo ya no sólo con las medidas sanitarias impuestas sino con protocolos de limpieza, desinfección, aforos y ventilación. Sino que han tenido que sufrir hasta el acoso de las administraciones mientras algunos insensibles, inconscientes e insolidarios continúan organizando fiestas ilegales e incontroladas, disparándose los brotes y perjudicando al resto de la sociedad o se saltan los toques de queda.

Muchos han sido los cierres del sector de la hostelería que se produjeron en 2020. Según los datos oficiales 1 de cada 5 establecimientos ha cerrado y la situación actual de incertidumbre ante las posibles nuevas olas supondrá mayores restricciones que impidan trabajar además de la eficiencia y evolución de la vacunación, el panorama futuro tras este año de pandemia, también resulta muy complicado subsistir.

En el turismo la situación de las actividades complementarias no es muy diferente ya que la recuperación dependerá de las posibilidades de viajar y disfrutar de las vacaciones en el resto de destinos para tener libre circulación por los efectos de la inmunización.

La actividad empresarial ha sido muy castigada con importantes sacrificios, caídas y descensos. El PIB así lo demuestra en los pasados trimestres y ha significado importantes pérdidas para todos los sectores.

El comercio ha resultado también muy castigado sufriendo una importante presión, física, real y mediática para adaptarse a los nuevos protocolos, que en muchos casos son incompatibles con poder prestar servicios de calidad y atención al cliente.

La tardanza en la concesión y tramitación de las ayudas específicas al sector, la excesiva burocracia y los retrasos en la vacunación que haga que ya no sólo la clientela nacional, sino la internacional recupere la confianza, son factores que no hacen que se presente un escenario nada halagüeño. Cualquier variación positiva en los datos conllevará que los sectores puedan tener ingresos superiores y las previsiones de caídas se mitiguen en lo posible y recuperen oxígeno para subsistir.

Después del verano será cuando podamos hacer valoraciones serias en función de la evolución, pero factores negativos como la falta de liquidez, el pago de alquileres y las obligaciones fiscales cuando se ha estado cerrado el negocio, la terminación de los ERTES, incluso los cambios de hábitos de muchos consumidores que tele trabajan y ya no consumen, así como las fórmulas de servicio a domicilio hacen que la situación pidiendo créditos para endeudarse más no sea el escenario más propicio para la recuperación.

No podemos dejar de ponderar el esfuerzo realizado por el Gobierno canario y Estatal estableciendo ayudas directas al sector, que en la mayoría de los casos supone por un lado no poder tramitarse ante la incapacidad de gestión de los pequeños empresarios y por otro el simple hecho de que esas ayudas servirán simplemente para devolver ese capital a la administración en forma de pago de impuestos y tasas. Los beneficiaros reales serán los grandes tenedores de locales de alquiler y las empresas de servicios como la de suministro eléctrico.

Todo este escenario de un año de convivencia con la Covid-19, hace que los sectores hayan tenido que unirse para luchar por sus derechos y defenderse juntos de la pandemia. Esperemos que esa unión fructifique, y se alcancen reivindicaciones favorables, no solo en ayudas, sino en mejoras en las condiciones del sector para beneficio de todos, empresarios, trabajadores y clientes.

Lo que está por llegar no será nada fácil pero llegados a este punto ya es más lógico aprovechar la poca inercia que pueda quedar y seguir nadando los que no han dejado de luchar antes de abandonar. Los que han abandonado ya sea por cierre, disolución o traspaso no deben perder la fe y tengan por seguro que entre todos saldremos de esta y volveremos a ser la sociedad que nunca debimos dejar de ser.

Toda crisis conlleva siempre oportunidades y el sector debe de aprovecharlas utilizando la formación, el ingenio y la creatividad para reinventarse, aprovechar las nuevas tecnologías aplicadas al comercio, así como los servicios de entrega a domicilio o recogida en tienda entre otras para replantear el sector, modernizarlo y actualizarlo a la nueva realidad que nos deja el Covid-19.

Antonio Luis González Núñez

Presidente de Fedeco Canarias

Plan de Ayudas directas a Pymes y Autónomos

Desde FEDECO Canarias te recordamos que este miércoles 10 de maro se abre el plazo para la solicitud de ayudas a pymes y autónomos dentro del Plan puesto en marcha por el Gobierno de Canarias. El plazo permanecerá abierto hasta el próximo 8 de abril

Aquí tienes una pequeña guía de cómo llevar a cabo este trámite:

Beneficiarios:

  • Autónomos y PYMES con actividad de los epígrafes del Anexo.

Requisitos:

  • Estar libre de cualquier sanción por prácticas laborales discriminatorias en los dos últimos dos años.
  • Estar al corriente de las obligaciones con las Administraciones.
  • Estar de alta en la actividad desde 2019.
  • Reducción de la facturación en el segundo trimestre de 2020 superior o igual al 30% respecto a 2019.

Obligaciones:

  • Permanecer de alta en la actividad hasta el 3 de septiembre de 2021.
  • Conservar toda documentación relacionada durante los próximos 10 años.

Gastos susceptibles de subvención:

  • Arrendamientos de bienes muebles e inmuebles asociados al local del negocio o empresa.
  • Primas de seguros no sociales.
  • Suministros corrientes: agua, comunicaciones y electricidad.

Cantidad máxima: Hasta 25.000 euros.

Puedes descargar el Boletín Oficial de Canarias:

http://www.gobiernodecanarias.org/boc/2021/042/001.html

¿Economía o Salud?

Así de cruda y contundente continúa siendo la pregunta a pesar de la evolución de la campaña de vacunación para combatir la Covid-19. Desde mi punto de vista no debería tener discusión la decisión a tomar en cuenta y no hablo en lo que corresponde a la parte ideológica pero en esta sociedad en la que imperan los dos grandes bloques, el capitalismo y el comunismo, llego a dudar de si esos principios y valores se tendrían que cuestionar ante una situación de crisis sanitaria como la actual.

Es tal el grado de deterioro de nuestra actual sociedad que llegamos incluso a tener dudas al respecto en cuanto a la elección. Con el paso de los años te das cuenta que si no hay salud no se puede disfrutar de nada y no somos conscientes de ello hasta que la perdemos. Con la Covid-19 hemos podido constatar lo frágil que es nuestra sociedad y lo que un simple virus invisible puede ocasionar a la salud y a la economía. Dejando pobreza, paro, pérdidas económicas y vidas humanas por el camino.

Las vacunas están generando expectativas en la sociedad y esperanzas en el tejido económico pero que no es menos cierto que hasta ahora solo están produciendo altísimos beneficios a las farmacéuticas. Es momento de actuar con altitud de miras y no mercadear con la salud.

Debemos aunar esfuerzos y sumar nuestro granito de arena para lograr entre todos salir adelante y combatir todos a una la pandemia mundial, cada uno desde la parcela que le ha tocado defender. Siendo responsables y actuando por el bien común.

En Canarias se viven momentos muy difíciles por los efectos del cero turístico que ha hecho que la economía se resienta y como fichas de dominó vayan cayendo en cascada si no se articulan las medidas económicas necesarias para proteger a las empresas que son las que generan riqueza y crean empleo, se necesita una seguridad jurídica  respecto de los ERTES que pueda llegar no hasta Semana Santa ni siquiera hasta el verano, lo que necesitamos es tener claro que mientras la producción de las diferentes vacunas no sean una realidad para cubrir las necesidades de la población mundial y no se recupere el turismo y por ende el resto de sectores productivos imbricados como son comercio, restauración, transportes, ocio, etc… se necesitará de medidas que amortigüen los efectos de la crisis mundial.

Cada vez que se escuchan políticos, de cualquier color e ideología, hablando de miles de millones de euros que llegarán al Mundo, a España o a Canarias para paliar los efectos de la pandemia y así lograr que se mantengan las inversiones y el empleo en los próximos meses, cada vez me suena peor esa cantinela ya que da la sensación de que están en una “Casa de Subastas” a ver quién da más y los ciudadanos cada vez más pobres, más desesperados y más necesitados de tener certezas para el futuro inmediato ya que el largo plazo les queda muy lejos como para preocuparse en estos momentos.

Todos los planes de reconstrucción y reactivación que se planteen son bienvenidos, aunque ya van con retraso. La realidad es que detrás de los titulares debe existir una ficha financiera que los complemente y haga realidad que puedan ser ejecutados con garantías y que sean útiles para todos. Que no se pierdan en la maraña administrativa y burocrática en la que están sumidas las Administraciones y que impide que se apliquen criterios de eficiencia y no se puedan ejecutar determinadas partidas presupuestarias por que el esfuerzo burocrático es titánico y ni la justificación posterior o adelantada hace que se puedan aprovechar esos fondos.

Creo que nadie tiene dudas qué debe ser primero, si economía o salud, pero hay que buscar titulares muy llamativos para lograr captar la atención del lector para trasmitir el mensaje y que no se pierda por la tupida selva en la que se han convertido los canales de comunicación en los que ya nadie sabe qué noticia es verdad o mentira y solo depende del color del cristal con el que se mira para lograr mitigar los efectos de la incertidumbre en la que estamos instalados.

Antonio Luis González Núñez

Presidente de Fedeco Canarias

Reunión entre Fedeco Canarias y la Dirección General de Comercio para analizar la situación del sector

El Director General de Comercio del Gobierno de Canarias, David Mille Pomposo y el presidente y el secretario general de la Federación de Desarrollo Empresarial y Comercial de Canarias (Fedeco), Antonio Luis González Núñez y Víctor Manuel Sánchez Cruz, respectivamente, han analizado durante la reunión celebrada este lunes [15/02] la dramática situación que padece el comercio minorista en el Archipiélago, principalmente en las áreas con afección turística “mayoritariamente perjudicada ante la falta de visitantes y la delicada situación económica por la caída de ingresos que han soportado y que siguen atravesando muchos establecimientos canarios. También se analizaron posibles acciones y ayudas directas que puedan dar oxígeno al sector comercial del Archipiélago”, destaca el presidente de Fedeco Canarias.

Uno de los principales puntos que se trataron durante este encuentro fue intentar salvar la situación de quiebra técnica en la que se encuentran muchos pequeños comercios y autónomos que dependen de la recuperación de la actividad para subsistir y que si no se articulan ayudas directas a los epígrafes de comercios minoristas- “están condenados a cerrar”.

Igualmente desde la Dirección General de Comercio se han comprometido a estudiar y apoyar proyectos de divulgación y promoción del comercio minorista más allá de la plataforma “Consume Canarias” aprovechando para profundizar en la digitalización de aquellos establecimientos o comercio cercano que aún no haya podido dar ese paso e “intentar competir en igualdad de condiciones con esos otros establecimientos que sí se encuentran ya dentro de esa plataforma virtual comercial promovida desde el Gobierno de Canarias”, apunta Víctor Sánchez Cruz.

Los representantes de Fedeco Canarias solicitaron al Director General de Comercio una mayor comunicación en el trabajo diario y las estrategias de comunicación de la Consejería para que llegue el mensaje a las empresas y comercios que son quienes están en contacto con el consumidor final.

Por último, desde Fedeco Canarias le planteó a David Mille, Director General de Comercio, poner sobre la mesa varios proyectos de promoción y divulgación, así como eventos y jornadas con el objetivo de lograr la reactivación del comercio de Canarias.

Fedeco Canarias aplaude el Plan de Rescate para las empresas en especiales dificultades

La Federación de Desarrollo Empresarial y Comercial de Canarias (Fedeco) a través de su presidente, Antonio Luis González Núñez, opina que el Plan de Rescate presentado por parte del Gobierno Regional por un total de 400 millones de euros para comercio, restauración, la hostelería y empresas deportivas más afectadas por las consecuencias de la pandemia COVID-19 y las restricciones sanitarias aplicadas  “es bienvenido y creemos que debe ser aplaudido ante la manifiesta dejadez del gobierno Central, pero debemos tener en cuenta que analizando las diferentes partidas, los 165 millones a fondo perdido de ayudas directas deberán ser distribuidos en base a una situación real de dificultad y no en su mayoría para grandes empresas, sino que sean destinados en gran medida para aquellos comercios o subsectores afectados que estén en una situación realmente crítica”.

En cuanto al aplazamiento del primer trimestre del IGIC, cuantificado en el Plan de Rescate en un total de 195 millones, desde Fedeco Canarias consideran que esta medida podría “agravar aún más la situación de muchos comercios teniendo en cuenta que las perspectivas del aumento de las ventas de aquí a seis meses no mejoren por lo que tendrían que disponer de esos fondo del IGIC aplazado para seguir haciendo frente a los gastos generales”, afirma el presidente de Fedeco.

Otro de los aspectos a tener en cuenta es la tramitación de estas ayudas de las que aún no se conoce cómo serán tramitadas y tratar de que no “se conviertan en un nuevo colapso de la administración ante la falta de personal, de la carencias de citas presenciales debido a las restricciones sanitarias y de la continua caída de sede electrónica”.

Román Rodríguez valora con Fedeco Canarias la situación del sector comercial

En una reciente reunión celebrada en la sede de Presidencia del Gobierno de Canarias entre el vicepresidente regional y consejero de Economía y Hacienda del Gobierno de Canarias, Ramón Rodríguez; el presidente de Federación de Desarrollo Empresarial y Comercial de Canarias, Antonio Luis González Núñez; y el secretario general de Fedeco, Víctor Manuel Sánchez Cruz, se analizó la situación del sector comercial, de la restauración y el ocio en el archipiélago. El vicepresidente analizó junto a los miembros de Fedeco Canarias las ayudas directas y la bonificación y bajada puntual del IBI y otros impuestos municipales para intentar atenuar en lo posible el impacto que está teniendo la crisis sanitaria principalmente en el sector comercial y de la restauración en el archipiélago, aspecto que el vicepresidente Román Rodríguez se comprometió a estudiar. Igualmente el vicepresidente solicitó a la Federación de Desarrollo Empresarial y Comercial de Canarias la presentación de diferentes propuestas o medidas para ser analizadas y cuantificadas por el ejecutivo regional.

El presidente de Fedeco Canarias, Antonio Luis González Núñez, le recordó al vicepresidente canario que “el sector comercial de archipiélago está en estos momentos herido de muerte, muchos establecimientos no volverán a abrir sus puertas por lo que cualquier acción es bienvenida pero es necesario que el Plan de Rescate (ya presentado) sea una realidad y que no quede en una simple declaración de intenciones”.

Sobre el aspecto referido al IGIC, el vicepresidente confirmó el aplazamiento del Impuesto General Indirecto de Canarias del primer trimestre de 2021 dentro del Plan de Rescate “aspecto que aunque podría ser un respiro para el comercio en Canarias, a largo plazo se puede convertir en un arma de doble filo al tener que liquidar dentro de seis meses el montante total; hasta que no se activa la economía y vuelvan los turistas y ante la falta de ingresos y liquidez de las empresas será inviable asumir dos trimestres de una sola vez”, destaca Antonio Luis González Núñez.